Alfarería tinajera en Villarrobledo

30.10.2019 Artículo
Artículo

Cuatro siglos de alfarería tinajera convierten a Villarrobledo en un referente mundial de este saber ancestral para la creación de estas singulares piezas. Únicas por sus características y técnica de elaboración, fueron en otra época el recipiente por excelencia para la elaboración y conservación del vino.

La industria tinajera ha evolucionado a lo largo de los siglos, pasando de ser una actividad artesanal que fabricaba pequeñas piezas para almacenar todo tipo de productos, a convertirse en una actividad gremial. La gran cantidad de hornos que existían así lo demuestran, lo que refleja la importancia de esta industria hasta la primera mitad del siglo XX. Asimismo, la calidad y cantidad de la arcilla existente en esta localidad contribuyó de manera decisiva a promover la evolución de este comercio.

Hoy en día, la alfarería tinajera sigue utilizando la misma arcilla que antaño, aunque su extracción se ha modernizado, sustituyendo al hombre por la máquina. Lo que se ha mantenido es la elaboración de las tinajas, así como el uso de una arcilla en particular que destaca por su resistencia. De esta forma se obtiene un material resistente, capaz de resistir las altas temperaturas necesarias para la cocción de las piezas, con un tacto suave y sin porosidades.